RECARGA

    Sólo me voy a referir al Tiro Olímpico.    

   Para poder recargar cartuchos metálicos, en primer lugar hay que estar autorizado por la Guardia Civil.

   Ahora no sé si es la Dirección General de la Guardia Civil, o el General de zona de la Guardia Civil quien concede dicha autorización. Sea cómo sea, hay que solicitar dicha autorización a la Guardia Civil y cumplir con unos requisitos. Sólo mencionaré algunos de ellos.

  Tener  aprobado un cursillo de recarga, comprar una máquina homolagada, estar en posesión de una licencia que ampare la tenencia de armas de fuego de cartucho metálico.

   Una vez solicitada la autorización de recarga de cartuchería metálica a la Guardia Civil y después de comprobar toda la documentación. Sí la Guardia Civil lo cree oportuno se autorizara la recarga. 

     NO VOY A HABLAR DE COMO SE RECARGA.

  TAN SOLO QUIERO DECIR QUÉ SÍ ESTÁIS AUTORIZADOS A RECARGAR NUNCA RECARGUÉIS PARA TERCEROS. NI TAMPOCO COMPRÉIS MUNICIÓN A PARTICULARES.

   Los únicos qué están autorizados a vender munición son los clubes de tiro y toda la munición que allí se compre se tiene que disparar. No se puede sacar ni un solo cartucho cargado fuera del campo de tiro donde halláis comprado la munición.

     Os  digo  esto  por  si  sois  novatos  en  el  tema  del Tiro Olímpico.

    Tampoco os fiéis de nadie cuando os recomienden algún tipo de pólvora, cantidad de la misma, o peso y diámetro del proyectil. Sí estáis autorizados a recargar tenéis que comprar un libro donde estén todos los tipos de pólvoras, pesos de proyectiles, cantidades de pólvoras a emplear y calibres. Una mala recarga es sinónimo de reventar un arma. Con la pólvora no se juega.

   Yo estoy en el Tiro Olímpico desde el año 1984 y he visto muchas burradas. Estando en una armería un tirador llevó un revólver reventado por hacer pruebas con la pólvora.

    ¡REPITO  NUNCA  COMPRÉIS  NI UN SOLO CARTUCHO A PARTICULARES!.

    ¡NUNCA VENDÁIS MUNICIÓN!. 

    ¡NUNCA   RECARGUÉIS   SI   NO  ESTÁIS  AUTORIZADOS  PARA ELLO!.