Cuando oigamos a una estación hacer llamada esperaremos un momento antes de contestarle, ¿por si acaso alguién qué nosotros no hemos oido le ha contestado?. Después de qué él vuelva hacer la llamada y dé el cambio. Nosotros le contestaremos de la siguiente forma: daremos su indicativo seguido del nuestro y le volveremos a dar el cambio.

  Puede suceder varios cosas:

1º) Qué nos dé nuevamente el cambio, lo cual significa qué sí quiere contactar con nosotros. Pero como no sabemos si quiere solo hacer el contacto de forma breve, o establecer un qso más largo. Le daremos los buenos diás, tardes, o noches y el RST. Y nuevamente le pasaremos el cambio. Entonces él decidira sí quiere seguir en qso, o no.

2º)  Qué no nos escuche. Estaremos  un  rato  a  la  escuha  y pasado un tiempo le volveremos a contestar. Solo debemos contestarle dos veces a lo sumo. No tenemos que ser pesados.

3º) Qué no quiera saber nada de nosotros. En ese caso, no debemos seguir insistiendo en contestar su llamada. Y si algún día le volvieramos a oir, simplemente no debemos hacerle ningún caso. 

  ¿Cómo saber si nos escucha?. 

  Si no tenemos nada mejor que hacer, estaremos un rato a la escucha y sí escuchamos a una estación que está por nuestra zona y él entabla qso con esa estación, eso significa qué no quería saber nada de nosotros. Tenemos qué pensar en el dicho de arriero somos y por el camino nos encontraresmos. ¡Sí estamos en una activación y él respondiera a nuestra llamada, por supuesto qué no le haríamos ningún caso.

 Tenemos que tener siempre en cuenta, qué los contactos en telegrafía son muy breves y siempre tenemos qué utilizar las abreviaturas. 

 La gran ventaja de la telegrafía, es que no hay que saber idiomas para poder entablar comunicación con cualquier radioaficionado de los cinco continentes. Ya que las abreviaturas empleadas son a nivel internacional.