El color y el blanco y negro

  ¿Qué es mejor el color, o el blanco y negro?.

  No se trata de qué es mejor, sino de qué se debe emplear en cada momento.

  Tanto el color cómo el blanco y negro, van a gusto de cada persona. Cuando fotografiamos en color, este nunca será igual el objeto fotografiado al original, ni en las personas, cómo tampoco en la naturaleza.

  El color necesita una temperatura mínima de 5.500 grados Kelvein. Sí fotografiamos por debajo de esa temperatura en el negativo predominara una tonalidad amarillenta. Esto se puede ver en las fotos tomadas a última hora de la tarde, o en casa con luz artificial sin flash. Para corregir esa tonalidad se empleará un filtro. o un negativo para tal fin.

  En el blanco y negro evidentemente no sucede nada de esto. El blanco y negro es mucho más creativo y difícil de emplear a la hora de hacer una buena foto. Cuando hacemos un retrato por ejemplo, jugaremos mucho con la iluminación, creando sombras, o emplearemos una iluminación uniforme. 

  El margen del blanco y negro está sobre los 5 diafragmas. Sobre la medida del exposímetro se puede bajar en 2,5 diafragmas, cómo subir otros 2,5 diafragmas. Mientras que el color está en más menos en 1,5. Esto nos dá una idea de lo creativo qué es el B/N sobre el color.

  Un retrato hecho en blanco y negro es mucho más vistoso y difícil de hacer que uno en color. Esto se debe a que podemos jugar mucho con la iluminación. En el B/N se puede hacer una composición, muy dura debido a una iluminación muy contrastada, hasta una blanda con una iluminación completamente uniforme.

  El color por contra no permite una iluminación muy dura de altos contrastes y grandes sombras.

  En la foto se puede ver la fachada de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

   Observar  dos  cosaa.  La primera es  qué cómo  no  empleé  una cámara con objetivo descentrable la forola que se ve en primer plano tiende a inclinarse. La segunda es el contraste existente entre el fondo de la foto y el resto.