¿Realmente las expediciones se hacen por el amor al arte?.

 ¿En las expediciones hay qué cobrar de una manera o de otra?.

 ¿Por qué se hacen las expediciones?. 

 ¿La  Agencia Tributaria, esta al  corriente  de  las donaciones,   o aportaciones de los radioaficionados, a los grupos qué reciben dinero por ir a una expedición a pasarlo en grande?.

 ¿Estan obligados los grupos, o personas qué sí reciben donativos, subenciones ya sean de carácter anonimo de personas o entidades privadas, el comunicarlo a la Agencia Tributaria?.

  Sobre estas preguntas, solo puedo contestar lo siguiente:

  Me  parece  muy triste, que se reciba dinero para hacer una expedición a alguna parte del mundo, o de España. Ya sea al distrito 1, ó al 9.

  Pero aún me parece más triste, que se pida presuntamente un donativo para ir unos cuantos amigachos a pasar un fin de semana al distrito 9. 

  Yo fui uno de los idiotas qué dio dinero para una expedición al distrito 9. Dicho pago lo hice por transferencia bancaria. Es decir qué no lo puede negar nadie.

  Me  consta  qué  además  de  mí, presuntamente hubo bastantes personas que dieron dinero para esa expedición. No voy a entrar en quién pagó o porque motivo lo hizo.

  Yo, pagué porque en ese momento estaba en un estado de gilipolla mental.

  Y presuntamente ese grupo no tuvo, ni la decencia, cortesia y decoro de enviar las tarjetas qsl, a todos los radioaficionados que contactamos con ellos, aunque no recibieran las nuestras.

 La radioafición, llamada también radio amateur, es un pasatiempo ¡SIN ANIMO DE LUCRO!.

  Si  alguién  recibe  algún  dinero,  como mínimo debe hacer balance y comunicar, en qué se gastó.  

  Y por supuesto si está obligado por el dinero recibido a pagar a La Agencia Tributaria. Hay qué hacerlo.